Cómo tener una conversación difícil con alguien a quien queremos

como tener una conversación difícil

No todas las conversaciones fáciles. Y a veces, por querer ganar tiempo o conseguir nuestros objetivos, descuidamos la forma (el cómo) en la que desarrollamos una conversación. Y eso puede llevar al traste toda una relación, especialmente si es alguien a quien queremos. Si quieres saber cómo mantener una conversación difícil y que la relación no muera en el intento, puedes seguir leyendo.

Despedir a alguien, cortar una relación de pareja, revelar un secreto o comunicar el fallecimiento de un ser querido. La vida nos pone delante muchas conversaciones que pueden resultar difíciles de llevar y de realizar. Las conversaciones difíciles además pueden juntarse con momentos de ansiedad y estrés. Esto conlleva que la forma en la que llevamos a cabo dichas conversaciones no sea siempre la adecuada.

Preparar la conversación es siempre una buena opción. Pero para lograr nuestro objetivo y decir lo que tengamos que decir sin hacer daño a nuestro interlocutor, tenemos que cuidar sobre todo la gestualidad y las palabras que usamos. Un buen punto de partida es conocer los sentimientos, la forma de ser, y las creencias de las personas a las que vamos a dar la mala noticia, y tenerlas en mente a la hora de preparar el contenido de nuestra conversación.

Te paso mi primer consejo: No intentes creer que lo que para ti «no es tan malo» para la otra persona tiene que funcionar igual. Cada persona es un mundo. Además , cada día , cada minuto, es diferente a otro. Por eso, tenemos que estar preparados/as para cualquier tipo de reacción que se pueda producir en la otra persona y acompañarle en esa emoción.

Intenta huir del uso de palabras como «todo o nada» , ni todo es blanco, ni todo es negro. Busca alternativas positivas a la noticia pero sólo compártelas si la otra persona está receptiva a escucharla. Cualquier mala noticia, cualquiera, por terrible que sea, puede tener un lado positivo. Pero «sacar el lado positivo» justo cuando la otra persona está en la emoción más pesimista, puede no ser una buena idea.

Haz uso de los silencios, deja que la otra persona asimile la noticia, que se tome su tiempo, que pueda sentir su emoción. Debes huir de la frase » no llores » o » no es para tanto «. Convencer a alguien de que tu idea es la única válida es como encontrar una aguja en un pajar. Ni lo intentes. El respeto por el pensamiento y sobre todo por las emociones de tu interlocutor deben ser fundamentales. Tus creencias son tuyas, y pueden no coincidir con los prejuicios o creencias de las personas a las que quieres.

Intenta no pensar que tus creencias son las únicas válidas. Y mucho menos manifiestes ese pensamiento.

Utiliza frases que inviten a la otra persona a razonar, a compartir su emoción : » Puede ser que…», » has pensado alguna vez que…», «una posibilidad sería que…» …. no des nada por hecho. Todo es probable, no hay nada cierto. Deja que la otra persona elija su camino de vida.

Intenta que tu comunicación no verbal acompañe a los sentimientos de la otra persona. No expreses enfado si sabes que puede dañarle, intenta entender también su postura como igual de válida que la tuya. Huye de buscar la culpa de la noticia es una primera conversación. Y si lo haces, habla de responsabilidad, no de culpa. Y por supuesto que en una relación de dos siempre siempre siempre siempre hay una CO-responsabilidad. Intenta compartir qué se hizo mal, pero también qué se hizo bien. Es como un partido de tenis, donde la pelota parte de tu mente, pero también va hacia la mente del otro. Por eso es importante que te pongas «sus zapatos» antes de empezar la conversación.

Si necesitas contar algo hasta el final, no utilices la agresividad… pide permiso de forma amable para que no te interrumpan y prueba a aceptar las emociones de la otra persona, cuando se produzcan. Intenta usar muchos gerundios. No es lo mismo decir «eres un mentiroso» a » me estabas mintiendo cuando me dijiste»… o mencionar el ser » eres un estúpido» en vez de al estar : » te estás comportando como un estúpido cuando»….

Utiliza mucho tus sentimientos , tus emociones, para expresar lo que a ti te pasa con lo que la otra persona hace. No estás juzgando si lo está haciendo mal o bien, tan sólo estás expresando lo que a tí te pasa, y eso nadie lo puede juzgar, porque es intrínsecamente tuyo. También debes huir de usar frases del estilo » no es nada personal contra ti» . Eso lo único que hace es aumentar la irritabilidad y el malestar de tu interlocutor/a.

Nos contratan en muchas ocasiones clientes porque no saben cómo tener una conversación difícil con alguien. El truco está en empatizar, en mostrar co-responsabilidad y también vulnerabilidad. Ya sabéis que cuánto más mostramos nuestros errores, más logramos empatizar con la persona que tenemos delante. Y por supuesto si necesitas hacer coaching ejecutivo en Madrid puedes contar conmigo. ¡estaré encantado de ayudarte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *