Saltar al contenido

Tendencias del consumidor en el 2022

tendencias del consumidor
Comparte este post y haz más feliz a alguien

A lo largo de los cinco primeros meses del año 2022 se vienen confirmando algunas tendencias que ya existían antes del COVID. Además estos dos últimos años han sido cruciales especialmente si hablamos de la aceleración exponencial de dichas tendencias. Muchos de mis clientes me contratan para dar conferencias de motivación que inviten a imaginar al consumidor de los años venideros. Por eso, este post puede valerte para modificar aquellos procesos de tu negocio que no están en línea con las nuevas tendencias del consumidor en el 2022.

Es posible que no estén todas las que son, pero si son todas las que están. El consumidor cada vez tiene más claro lo que quiere de las marcas. Y además la fidelidad está en sus niveles más bajos, especialmente con aquellas marcas que no cumplen las tendencias que los consumidores buscan para este ejercicio 2022. Por eso están importante ponerse a trabajar cuanto antes en satisfacer sus deseos más primarios.

Tendencias del consumidor en el 2022

  1. El cuidado de la salud mental.

    Puede parecer egoísta pero no lo es, la pandemia nos ha puesto un espejo frente a nosotros que nos invita a reconocer y aceptar nuestros posibles problemas de salud mental. Sean pequeños o grandes, problemas como la depresión, la baja autoestima, el exceso de exigencia o la falta de comunicación con nosotros mismos son áreas de mejora que hace unos años ocultábamos sin tapujos. Hoy en día no sólo somos capaces de mostrarlos sino que además pedimos que las marcas sean co-partícipes de la solución a estos problemas. ¿cómo? pues generando momentos de felicidad que nos ayuden a superar poco a poco estos problemas.

    No queremos vivir en un mundo «ideal» sin más; queremos que todo venga impregnado con una dosis de realismo necesario. Es verdad que algunas marcas pueden tener ventaja porque ofrecen experiencias que ya de por si transmiten felicidad. Pero esto no significa que las demás lo no puedan hacer nada al respecto.

  2. La hiper-personalización de los productos y servicios

    No todo vale para todo el mundo, y cada vez más los consumidores están demandando productos y servicios que lleven su nombre de alguna manera reflejado. El uso de nuevas tecnologías de Big Data y Small data permiten que de forma automática las experiencias parezcan diseñadas a medida de los consumidores. Pero no es suficiente. El consumidor es muy listo, y es capaz de darse cuenta cuando una personalización tiene su origen en una máquina dotada de una cierta inteligencia artificial. Por eso es importante que se incluya también esta personalización en las últimas partes del proceso de contacto de la marca con el propio consumidor . Se puede personalizar a mano ser la entrega, el envoltorio, o una llamada posterior de teléfono del servicio posventa. El caso es que parezca que la marca solo existe para ese cliente y para nadie más.

  3. Las marcas deben aportar contenido útil o entretenido que vaya más allá de su propio producto o servicio.

    El papel de la empresa en la sociedad ya no es tan solo «intentar» colocar un producto o servicio en el mercado. Va mucho más allá. La tendencia del consumidor es demandar a la marca un papel de difusión de información o contenidos que aporte un valor añadido al ofrecido por la propia marca. Ejemplos como BBVA Aprendemos juntos o Red Bull con su apuesta por los deportes de riesgo son claras inversiones realizadas desde marcas en productos que poco tienen que ver con su negocio principal. La puesta en valor de podcast patrocinados, blogs que aporten valor a mis clientes o el patrocinio de figuras públicas admiradas y que entretengan son necesarios para fidelizar a clientes satisfechos.

  4. El uso del sentido del humor y el entretenimiento en las comunicaciones comerciales.

    Venimos de dos años duros. De sufrimiento, pérdida, y en muchas ocasiones con claros índices de pérdida de salud mental. Por eso necesitamos un cierto positivismo pero también una desdramatización que nos agarre más que nunca a la vida. Por eso triunfan marcas que son capaces de reirse de sí mismas, creando memes publicitarios de sus propias creatividades, o mostrando vulnerabilidades sin tapujos. Como siempre tengamos una cierta precaución. El sentido del humor no vale para todas las marcas ni para todas las comunicaciones. Pero si podemos elegir, hagamos siempre aquello que produzca una sonrisa al otro lado.

  5. La sostenibilidad y el cuidado del mundo ( si, también el mundo animal )

    Situaciones vividas en los últimos periodos confirman sin duda un cambio climático cuanto menos inquietante. Estamos viviendo una época de protesta desde la naturaleza como jamás hubiéramos pensado. Las nuevas generaciones son muy conscientes de esta situación precaria del medioambiente y se preocupan mucho más que antes por encontrar marcas que apuesten por el cuidado de la naturaleza. Y también están aumentando el número de veganos de forma exponencial. El incremento en el desarrollo de productos alternativos proteínicos con origen no animal es impresionante. También hay que tener en cuenta que la alimentación hoy en día es fundamental para el cuidado de la salud no sólo física sino también estética.

  6. Agilidad y rapidez en todos los procesos, pero sobre todo en los logísticos

    Lo quiero todo para ya. La aparición de empresas que gestionan las entregas en horas, o incluso en minutos está modificando los deseos del consumidor . De nada sirve un buen portal de experiencias si las entregas de las mismas (sean productos o servicios) no son casi inmediatas. Por eso es importante rodearse de un buen partner logístico que permita desarrollar una trazabilidad de cualquier producto en tiempo real. Nunca fue tan importante el tiempo; las marcas empiezan a valorar el tiempo de sus clientes y deben demostrarlos

  7. El Marketing de influencia debe ser la pata estratégica del marketing digital

    Aunque existe una tendencia, de momento ligera, para volver al marketing tradicional y a los anuncios tradicionales, ya nadie duda de la importancia del marketing digital en la tarta de inversión de las marcas en cuanto a publicidad y comunicación. Pero es que además, el marketing de influencia está creciendo exponencialmente. Ya no sólo a través de la promoción realizada por influencers en la plataformas con Instagram o TikTok, sino también en el patrocinio personal de sus propios contenidos. Fenómenos como el de Ibai han llegado para quedarse, y ahora el patrocinio personal sale de la calle para centrarse en entornos digitales y redes sociales.

  8. El Metaverso y la aparición de mundos paralelos.

    aunque soy consciente de que el mayor mal del siglo XXI va a ser la soledad, tengo también claro que empresas como meta, la antigua Facebook, han decidido apostar por entornos virtuales y esto no va a caer en saco roto. Se prevé que en un futuro y mediato destinemos gran parte de nuestro tiempo a estar en entornos virtuales del metaverso no solo divirtiéndonos sino también realizando actividades profesionales, comprando , o sencillamente jugando. Si todavía no has probado el casco virtual de Meta Quest 2, es que todavía no sabes de la importancia que este mundo virtual está generando.

  9. La obligación de tener un propósito ( y cumplirlo )

    No estamos para tonterías. El fin del mundo podría estar a la vuelta de la esquina, y solo aquellas marcas que tengan un propósito de vida serán las que realmente triunfen. ¿qué quieres de mayor? ¿qué quieres que digan de ti cuando el mundo llegue a su fin? ¿realmente solo querías ganar dinero o había un propósito mejor detrás? Las tendencias del consumidor en este año se ven manchadas en la búsqueda de nuevos propósitos y en la elección de marcas que compartan objetivos de vida y les ayuden en el cumplimiento de dichos propósitos.

  10. Apuesta ciega por el negocio de proximidad.

    La pandemia ha hecho que los consumidores disfruten de los negocios próximos a sus hogares. Que vean la utilidad de apoyar a ayudar a los nuestros , especialmente si están cerca. Por eso, hay ciudades como Viena, que está por ejemplo financiando las reparaciones de ropa, electrodomésticos o muebles. De esta forma no sólo ayuda al negocio local , sino que además contribuyes a realizar unas menores emisiones de CO2 y un mayor cuidado de nuestra naturaleza. A seguir disfrutando.

¿y tú? ¿cual crees que son las tendencias del consumidor para este 2022? ¿coinciden con las mías? Estoy seguro que se me olvida alguna que puedes poner en comentarios.


Comparte este post y haz más feliz a alguien

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.