Saltar al contenido

No quiero más dramas en mi vida

karpman,triangulo,conflictos,problemas,rescatador,victima,perseguidor
Comparte este post y haz más feliz a alguien

Si te digo que existe un triángulo dramático denominado de Karpman, cuanto menos te debería sonar poco agradable. Pero si además te informo que es un triángulo vicioso que aparece con frecuencia asociado a la resolución de conflictos de empresa, probablemente quieras saber un poco más ( sobre todo por si alguna vez te toca estar dentro) .

En el complejo mundo del liderazgo, la gestión de conflictos es una habilidad fundamental. Sin embargo, navegar por las aguas turbulentas de las diferencias entre colaboradores de tu equipo puede ser un reto sin fin que va a consumir mucho de tu tiempo. Una herramienta que puede ser de gran utilidad en este escenario es el Triángulo de Karpman, un modelo psicológico que nos ayuda a comprender los roles que adoptamos en los conflictos y cómo estos roles pueden afectar su resolución ( o retrasarla eternamente)

En principio vamos a imaginar el triángulo de forma invertida, boca abajo. A la hora de distribuir los roles pondremos a la víctima en el vértice de abajo y el perseguidor y el salvador en los de arriba. La primera premisa que debemos de tener en cuenta es que ninguno de estos roles son fijos. Es decir, los tres roles pueden ir cambiando según las circunstancias y el entorno o el contexto, por lo que hay que estar muy atento para detectar en qué papel se está comportando cada uno de los actores de este triángulo tan pernicioso.

¿Qué es el Triángulo de Karpman?

Desarrollado por Stephen Karpman, este modelo describe tres roles principales que las personas suelen adoptar en situaciones conflictivas, especialmente en el mundo de la empresa, pero también en el entorno personal y familiar:

  • Perseguidor: Se caracteriza por ser dominante, crítico y exigente. Busca controlar la situación y culpabilizar a los demás.El perseguidor debería dejar hacer , aceptando que todos somos diferentes y que cada persona puede lograr lo mismo de muchas formas diferentes. El perseguidor confunde muchas veces su papel con el de salvador… «primero te echo la bronca pero luego te salvo»
  • Víctima: Se siente impotente, vulnerable y dependiente de los demás. Asume una actitud pasiva y culpabiliza al perseguidor por su situación.La víctima es el primero que debería reconocer su rol. La vulnerabilidad es la competencia que deberían desarrollar antes. Siempre desde el punto de vista de responsabilidad , pero jamás de culpa.
  • Salvador/Rescatador: Intenta rescatar a la víctima, solucionando sus problemas y haciéndose cargo de la situación. Busca aprobación y reconocimiento por su ayuda.El salvador aparentemente es maravilloso … pero no deja que la gente aprenda a vivir por si misma… Además debería también dedicar tiempo a si mismo… a ver si va a ser que estar todo el día pendiente de los demás tiene su origen en problemas propios que no quieren solucionar…

¿Cómo influye el Triángulo de Karpman en la gestión de conflictos?

La dinámica del Triángulo de Karpman puede ser muy perjudicial para la resolución efectiva de los conflictos. En lugar de fomentar la comunicación y la colaboración, se crea una atmósfera de resentimiento, culpa y dependencia.

Veamos cómo cada rol puede afectar el manejo de los colaboradores:

  • Perseguidor: Su actitud crítica y dominante puede intimidar a los colaboradores, dificultando la comunicación abierta y honesta. Es la típica persona dominada por la rabia y la frustración que busca permanentemente controlar a los demás «persiguiéndoles» y viendo sólo sus errores . Es el típico jefe de » esto sé como hacerlo y tu no tienes ni idea» . Culpabiliza al resto, es intransigente…. y además no enseña, sino que únicamente acusa, haciendo que la víctima permanezca en su papel eternamente .
  • Salvador: Aunque su intención sea ayudar, puede terminar infantilizando a los colaboradores y robándoles la oportunidad de aprender y crecer a partir del conflicto. Además suelen ser personas que hipotecan su valoración personal ( su autoestima ) al éxito que tienen «salvando a los demás» pero jamás son capaces de mirarse a si mismos , donde seguro que también hay cosas que salvar…
  • Víctima: Su pasividad y actitud de culpa puede generar resentimiento en los demás y dificultar la búsqueda de soluciones. Se resume en las frases clásicas como «pobre de mi» … «todo me pasa a mi, no me lo merezco,….» , «soy un desgraciado» .El perseguidor y el salvador les solucionan la vida por lo que su cultura del esfuerzo es mínima… es decir, su responsabilidad en la resolución de un conflicto es nula, se anclan siempre en la culpa no es mía, es de los demás, que no me dejan hacer nada…

¿Cómo salir del Triángulo de Karpman?

Para convertirte en un líder efectivo en la gestión de conflictos, es fundamental tomar concienciadel Triángulo de Karpman (poner luz, ser curioso, preguntar , interesarse por los demás) y evitar caer en sus roles. Aquñí van algunos consejos para resolver conflictos sin caer en el vicioso triángulo de Karpman:

  • Fomenta la comunicación abierta y honesta: Crea un espacio seguro donde los colaboradores puedan expresar sus emociones y necesidades sin temor a ser juzgados. La vulnerabilidad debe ser aceptada y fomentada. La culpa no existe, solo la responsabilidad.
  • Evita las etiquetas: No etiquetes a los colaboradores como víctimas, perseguidores o salvadores. Céntrate en el problema, no en la persona. Sobre todo porque si lo centras en la acusación es probable que vayan cambiando de un rol a otro y no logren salir del triángulo vicioso .
  • Empodera a los colaboradores: Ayúdales a desarrollar las habilidades necesarias para afrontar y resolver los conflictos por sí mismos. Los errores son necesarios, forman parte de su carrera de aprendizaje y de su crecimiento personal y profesional .
  • Enfócate en la búsqueda de soluciones: Trabaja en conjunto con los colaboradores para encontrar soluciones que satisfagan las necesidades de todas las partes. No siempre es fácil, habrá que renunciar a algunas cosas, pero al final todos debería acabar con la sensación de estar satisfechos y sobre todo haber aprendido cómo gestionar conflictos en el futuro sin tener que adoptar un papel pernicioso.

El Triángulo de Karpman no tiene que ser un enemigo en la gestión de conflictos. Al comprender sus roles y cómo influyen en la dinámica del conflicto, puedes convertirlo en tu aliado secreto para convertirte en un líder más efectivo y promover una cultura de colaboración y resolución pacífica de los problemas. El el clásico triángulo en la resolución de conflictos que no aparece si ejerces un liderazgo líquido enriquecedor.

Recuerda:

  • Tu objetivo como líder es crear un ambiente de trabajo positivo donde los conflictos se puedan abordar de manera constructiva.
  • Salir del Triángulo de Karpman te permitirá convertirte en un facilitador del diálogo y la búsqueda de soluciones.
  • Al empoderar a tus colaboradores y fomentar la comunicación abierta, podrás crear un equipo más fuerte y resiliente.
  • Y al final hay veces que los conflictos se enroscan como pescadilla que se muerde la cola y salir de allí no es tan fácil como parece… ¡es el momento de pedir ayuda y te puedo acompañar como coach empresarial!

Y tu ¿qué papel sueles adoptar? ¿ o esto es algo que solo pasa a los demás? Yo claramente voy me muevo entre ser rescatador o víctima… 😉


Comparte este post y haz más feliz a alguien

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.